pagina de inicio
Listado de audiolibros infantiles
Bono de pedido
Contacte por email
La Marquesa de O
La Marquesa de O  
Autor: Heinrich von Kleist
Escuchar libro
Escuchar libro
Nº Cds: 2 CDs

Heinrich von Kleist
(1777 – 1811)


Miembro de una familia prusiana, noble pero sin fortuna o propiedades, Heinrich Wilhelm von Kleist nació el 18 de octubre de 1777 en Francfort de Oder, donde su padre era capitán de la guarnición militar asentada en la ciudad. La muerte del padre en 1788, dejando esposa y siete hijos (dos mujeres del primer matrimonio, y cuatro varones y una mujer del segundo) deja a la familia en una apremiante situación económica, acentuada por la negativa del rey Federico Guillermo II a reconocer el testamento del capitán y, por lo tanto, a dejar sin la pensión que correspondía a la viuda y los hijos.
Esta situación lleva a la familia a enrolar a Heinrich en el ejército antes de cumplir los quince años.
Después de abandonar el Ejército tras las derrotas sufridas por Prusia durante las Guerras Napoleónicas, se dedicó a viajar por Europa con la finalidad de ampliar su formación, a la vez que se lanzó a escribir novelas y dramas teatrales (sin que por cierto viese estrenado ninguno a lo largo de su vida), fundando igualmente diversas revistas de carácter literario, siendo todas ellas de vida efímera. Por otro lado, estudió Derecho y Filosofía en Fráncfort del Óder.
Tras el fracaso de su última obra, El príncipe de Homburg, se entera de que su amante, Henriette Vogel, tiene un cáncer irreversible. Deciden matarse, uno por creer que ya no le quedan salidas, la otra para evitar el dolor. Se preparan. Escriben cartas despidiéndose y diciendo sus últimas voluntades. El 20 de noviembre de 1811 pasan la noche en una posada de Potsdam, a la mañana siguiente pasean alegres y despreocupados por las orillas del lago Wannsee, en las cercanías de Potsdam, a las afueras de Berlín. A las cuatro de la tarde se escucharon dos disparos. Kleist había disparado contra Henriette y luego contra sí mismo. Kleist tenía 34 años.
En la noche, el esposo de Henriette se presentó a recoger el cuerpo; lo mismo hizo un amigo de Kleist, el consejero de guerra Peguilhen.
El suicidio le convirtió de inmediato en uno de los más significativos mitos románticos. Su obra debió esperar más tiempo para obtener reconocimiento; finalmente se le consideró el más grande autor teatral de su época y un excelente narrador. Es significativa la gran admiración que despertaba la obra de von Kleist en grandes figuras de la Literatura como Stefan Zweig y Hermann Hesse.

LA MARQUESA DE O



LA MARQUESA DE O es la perfecta lección de cómo se puede llevar un argumento sin buscar la más mínima protección del riesgo de no interesar. El lector desde el célebre primer párrafo del cuento ya está enterado de cuál es la situación desde la que partirá la historia.
Una joven marquesa, viuda y con dos hijos, embarazada sin saber cómo, dónde y de quién, se ve en la obligación de enviar una carta en un periódico en la que pide que se identifique y se presente el violador, pues ella, por razones familiares, está decidida a casarse con él.
La historia, nos informa indirectamente Kleist, es real y por eso se ha visto en la obligación de cambiar la ubicación geográfica y también de mantener los nombres propios ocultos bajo iniciales. De hecho, sólo se revelarán los nombres de la marquesa, Julieta, el de padre, Lorenzo y el del Leopardo, el montero, y no podremos tener ni la mínima seguridad de que sean los verdaderos.
LA MARQUESA DE O fue llevada al cine por el director francés Éric Rohmer en 1976

Escuchar libro
Escuchar libro


   © Copyright escuchaunlibro Advertencia de esta WEB